¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Instagram

San Juan de Sahagún patrón de Salamanca

Patrón de Salamanca, San Juan de Sahagún nació en...
Sahagún, un pequeño pueblo de la provincia de León en 1419 y murió en Salamanca el 11 de junio de 1479. Su nombre es Juan González del Castrillo.
 
Estudió Teología en la Universidad de Salamanca y  compartió los estudios con las cocinas fregando y lavando platos en el Colegio de los Agustinos. 
 
Intervino en gran medida en los asuntos de la ciudad, dejando un legado que aún se recuerda. En Salamanca había dos partidos rivales en el Consistorio Municipal, los líderes de ambos se insultaban verbal y públicamente. Estas disputas traían muertes, venganzas y rencores. Al enterarse San Juan de Sahagún habló con ellos, les expuso la poca importancia de los bienes terrenales, la importancia del alma y del amor, a lo que ambos discrepantes se acongojaron, gracias a su mirada limpia y serena y arrepentidos hicieron la paz. Aquellas familias, entre los que contaban los Maldonados, Gil, González, Anayas, Acebedos, Arias, y otras relevantes firmaron un documento público, que avalaba la paz entre todos dando fin a las disputas. La Plaza de los Bandos de Salamanca conmemora este hecho.
 
Además cuenta la leyenda que realizó varios milagros.
 
En una ocasión caminando por una calle de Salamanca, San Juan de Sahagún fue alertado por los gritos de la muchedumbre. El algarabío era por los derrotes de un toro bravo. Este estaba correteando por las calles, ya que había escapado de su chiquero. El animal embestía a todo aquel que por allí pasaba. San Juan de Sahagún se plantó ante él y le dijo tente necio, alzando la mano abierta para que este se parara. El toro se quedó manso y no opuso resistencia para retornar al corral. Gracias a este hecho la calle donde ocurrió, lleva el nombre de Tentenecio.
 
 
 
En otra ocasión en el año 1475 en la calle, ahora conocida así por el milagro, del pozo amarillo, un niño se cayó a un pozo que allí existía. El pozo era profundo, pero San Juan de Sahagún pasó por allí y con ayuda del cordón del su sotana se lo alargo al niño, para que lo cogiera. Al no llegar este a alcanzarlo San Juan hizo subir el nivel de agua hasta que el niño llorando logró llegar a la boca del pozo y salir de él.
 
San Juan fue beatificado por el papa Clemente VIII en 1601. Y más tarde fue canonizado por el papa Alejandro VIII en 1691.
Su festividad se conmemora el 12 de junio. Es el patrón tanto de la villa de Sahagún como de Salamanca desde 1868.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar